Cartagena es de todos


Como visitante aprópiese de toda la ciudad, en especial de las plazas del Centro Histórico. Recórralas, descúbralas y palpe de cerca esa magia que esconde cada una.
 
Los músicos callejeros, el vendedor de mango verde con sal, la palenquera exhibiendo sus frutas tropicales, el vendedor de sombreros, los artesanos, las cenas a cielo abierto, los músicos callejeros, los grupos folclóricos,  el sonido de los carruajes y serenatas de músicos callejeros, convierten a las plazas en lugares inolvidables.
Nuestras recomendadas:

Plaza de Los Coches
Ubicada en la entrada de la Torre del Reloj, esta es una de las plazas con mayor vida nocturna de la ciudad; establecimientos y shows culturales se conjugan con las ferias y las ventas artesanales estacionarias, las bailarinas mueven sus caderas al ritmo del tambor y la estatua de don Pedro de Heredia, en el centro de la plaza, se llena de bolsos, instrumentos y vestuario folclórico mientras en la plaza propios y turistas disfrutan del espectáculo. Allí se encuentra el Portal de Los Dulces.

Plaza de San Diego
Ubicada entre los antiguos conventos de San Diego y Santa Clara, esta es otra de las plazas más concurridas del Centro Histórico. Estudiantes, turistas, vendedores, artesanos y establecimientos comerciales se encuentran en este espacio, dejando abierta la puerta a interacciones sociales y culturales. A sus alrededores se puede comer y beber, conversar y descansar; la sombra de los árboles, el pozo clausurado y los adoquines de las calles contiguas, las artesanías expuestas en los vestigios del pozo, así como las ventas ambulantes hacen que diariamente decenas de habitantes temporales del centro quieran sentarse en sus bancas.

Plaza San Pedro Claver
Esta preciosa plaza está rodeada por el espectacular convento de San Pedro Claver y el Museo de Arte Moderno de Cartagena. En este espacio hay varias esculturas modernas en acero envejecido, hechas por Edgardo Carmona que representan una ciudad que entró en la nostalgia; un jugador de ajedrez, el afilador de cuchillos, el embolador y el vendedor de raspa'o se mezclan con las palomas de la plaza que esperan día a día la visita de turistas para posarse sobre sus manos y alimentarse del maíz que les ofrecen.
La presencia de palenqueras, vendedores de raspao y de artesanías hace que la San Pedro Claver sea una de las plazas imperdibles del centro de Cartagena.

Plaza Santa Teresa
La Plaza Santa Teresa es hoy símbolo de encuentro de culturas: un convento convertido en hotel de lujo, la sede del Festival Internacional de Cine de Cartagena, el Museo Naval y el acceso a uno de los baluartes, se convierten en la escenografía para la interacción entre turistas, artesanos y vendedores estacionarios. Esta plaza es tranquila y perfecta para contemplar la imponencia del mar Caribe o para vivir una noche bohemia en la ciudad del realismo mágico.

Plaza Santo Domingo
Si lo que usted desea es disfrutar de la vida nocturna, la música de serenata y de una buena comida, esta será su plaza favorita. Las antiguas terrazas se han convertido en restaurantes y bares encantadores y Gertrudis, la gorda de Fernando Botero lo espera con sus curvilínea figura para que se saque una instantánea con ella.